La Mercedes hizo el 1-2 en el Gran Premio de Australia, pero el ganador fue el finlandés Bottas por delante de su compañero Lewis Hamilton. Sebastian Vettel ocupó la cuarta posición

Melbourne.- La revancha es un plato que se sirve frío, ¿quién mejor que un finlandés para saberlo? Privado de victorias en 2018, Valtteri Bottas saboreó de nuevo el éxito en el Gran Premio inaugural de la temporada de F1 en Australia.

El piloto de Mercedes, relegado por una décima de segundo solamente en la pelea por la pole por su compañero Lewis Hamilton el sábado, superó al cinco veces campeón del mundo desde la salida.

Hamilton quedó segundo, por delante del holandés Max Verstappen (Red Bull) y el alemán Sebastian Vettel (Ferrari).

Frustrado y con mala suerte el año pasado (pinchazo en Azerbaiyán cuando iba en cabeza, avería en Austria, consigna de equipo en favor de Hamilton en Rusia), Bottas se desquitó este domingo para sellar "el mejor GP de (su) carrera".

Líder del Mundial por primera vez, el finlandés peleó hasta el final para llevarse en la vuelta 57 el punto a mejor vuelta en carrera, que se concede por primera vez desde la temporada 1959.

"Es bastante difícil explicar lo que pasó por mi cabeza en invierno. La forma en la que veo las cosas, la vida en general y las carreras ha cambiado", confesó después de su victoria.

 'Placer de pilotar'

Su jefe Totto Wolff lo avisó el viernes: "ha hecho rally y redescubrió el placer de pilotar. Escuché que se había emborrachado varias veces para olvidar, es un buen comienzo. Espero que Valtteri esté más fuerte que nunca este año".

"Me sentí tan bien y todo estaba bajo control. El coche iba de forma muy agradable. Sólo había que disfrutar", señaló Bottas.

"Valtteri realizó una carrera increíble y merece esta victoria. Es un comienzo de año fantástico para el equipo", comentó un Hamilton menos locuaz que la víspera tras lograr la pole.

Puesta como favorita visto su ritmo en los ensayos de pretemporada, toda vez que Mercedes parecía dubitativa, Ferrari decepcionó todo el fin de semana. Ni siquiera subió al podio, con Vettel y el monegasco Charles Leclerc 4º y 5º respectivamente.

Más rápido que Vettel al final de carrera, Leclerc no fue autorizado por su equipo a atacar al alemán, lo que confirma que Ferrari dispone de un N.1 y un N.2 esta temporada, al menos de momento.

"Un fin de semana difícil para nosotros. Sumamos un número decente de puntos (12) pero no es el resultado que queríamos, ni la buena forma que teníamos hace unas semanas", lamentó Vettel.

Verstappen, por su parte, ofreció a su proveedor de motores Honda un podio en su primera temporada suministrando a Red Bull. "Es un punto de salida muy positivo", se felicitó el holandés, que cosechó 7 podios y una victoria en las nueve últimas carreras del curso pasado.

Sainz Jr., primer abandono

El danés Kevin Magnussen (Haas), el alemán Nico Hülkenberg (Renault), el finlandés Kimi Räikkönen (Alfa Romeo Racing), el canadiense Lance Stroll (Racing Point) y el ruso Daniil Kvyat (Toro Rosso) completaron el top 10.

En estas últimas ocho ediciones, el 'poleman' solo ha ganado en una ocasión en el circuito de Albert Park de Melbourne (Hamilton en 2015).

Como el año anterior, la carrera estuvo marcada por las dificultades en las paradas en los boxes.

Haas, cuyos dos autos tuvieron que abandonar en 2018 debido a que las ruedas estaban mal fijadas, tuvo de nuevo este año problemas para cambiar una de les ruedas del francés Romain Grosjean. Alfa Romeo Racing tuvo un contratiempo parecido en su dos vehículos.

El español Carlos Sainz Jr (McLaren) fue el primero en abandonar en esta temporada, víctima de una falla de su motor Renault.

También abandonó el australiano Daniel Ricciardo en su estreno con Renault, y el mexicano Sergio Pérez (Racing Point-Mercedes) fue 13º.