Los jugadores de la selección nacional de fútbol que este viernes se enfrentará a la Argentina mostraron su solidaridad con el pueblo venezolano y esperan brindarles una alegría a sus compatriotas

Madrid.-  El centrocampista del DC United Júnior Moreno admitió este martes que "para nadie es un secreto lo que pasa en Venezuela" y, por eso, esta convocatoria de la Vinotinto es especial, por las ganas que tienen los jugadores de dar una alegría a sus compatriotas.

Para la doble cita ante Argentina, el viernes en el Wanda Metropolitano de Madrid, y la selección catalana, tres días después en el estadio Montilivi de Girona, el técnico Rafael Dudamel ha completado una convocatoria de 25 jugadores en la que tan sólo uno, Arquímedes Figuera, juega en Venezuela, lo que propicia que la situación del país forme parte de las conversaciones de unos jugadores que viven la crisis a distancia, informados por sus familiares.

Reunidos en Madrid, los jugadores de la Vinotinto consideran que el partido frente a Argentina, que supone el regreso de Leo Messi a la Albiceleste, les ofrece una oportunidad única para dar una alegría a los venezolanos.

"Es difícil, sabemos la situación en que está el país. A todos nos afecta, porque la mayoría tiene a sus familiares allí. Para nadie es un secreto lo que está pasando y por eso vamos a tratar de hacer lo mejor posible en la cancha para darle esa alegría al país", aseguró este martes el centrocampista del DC United Júnior.

De igual forma, para el defensa del Augsburgo alemán Sergio Córdova la doble fecha FIFA les ofrece la oportunidad de apoyar a todos los venezolanos que lo están pasando mal.

"Es un momento bastante difícil el que se está viviendo en nuestro país. Creo que, por eso, (la convocatoria) es una inspiración para cada uno de nuestros compañeros, por las cosas que están pasando los venezolanos, y le damos un aliento especial para salir adelante", dijo.

El meta Wuilker Fariñez, sin embargo, asegura que la crisis venezolana queda en el ámbito privado, una vez que se acude a la selección.

"Todo lo que ocurre se maneja de manera interna, con la familia. Nosotros cuando venimos a la selección venimos a jugar al fútbol a tratar de dar todo por el país y ver si sale bien", destacó.

El arquero del Millonarios colombiano, que se formó en el Caracas, no quiso posicionarse sobre la decisión de sus excompañeros y de los jugadores del Zulia, que el pasado 10 de marzo se quedaron parados sobre el terreno de juego del estadio Pachencho Romero de Maracaibo, pasándose el balón durante algunos minutos, en protesta por la decisión de la federación de no suspender el encuentro, pese a la emergencia eléctrica que sufre el país.

"Yo creo que es respetable. Nosotros los jugadores nos apoyamos entre nosotros y, sin embargo, creo que ellos tendrán sus motivos y sus decisiones para hacer eso", afirmó.