El presidente de facto, Nicolás Maduro, anunció en un acto a principios de marzo en Guayana que la producción del primer eslabón del aluminio arrancaría el 15 de marzo, pero la meta no se concretó. Trabajadores esperan lograr el objetivo esta semana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La fase de alimentación de la planta de alúmina de la estatal Bauxilum, el primer eslabón de la cadena del aluminio, arrancó, pero el primer apagón de principios de marzo aunado al déficit de equipos han impedido el arranque de la producción de alúmina, que Nicolás Maduro había anunciado para el viernes 15 de marzo.

Aunque trabajadores de la planta desestimaron el pronto arranque por la falta de insumos, el presidente de Bauxilum, Antonio Parra, informó en esa ocasión que el 22 de enero de 2019 “se puso en funcionamiento” y “se está introduciendo bauxita al sistema” para iniciar el proceso de calcinado de alúmina el 15 de marzo.

La débil meta apuntaba a producir 18 mil toneladas de alúmina al mes, el equivalente a 10,8% de la capacidad de producción de la planta de alúmina, cuya capacidad instalada anual es de 2 millones de toneladas.

Wilfredo Flores, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Profesionales Universitarios de Bauxilum (Suprobaux), explicó que están logrando los perfiles químicos del material para iniciar la producción de alúmina esta semana. “Tenemos producción a nivel de digestión, pero se están cumpliendo las fases para lograr las condiciones. De aquí al fin de semana deberíamos estar calcinando alúmina”, expresó.

El primer apagón de marzo que aniquiló por completo a las reductoras del aluminio, Venalum y Alcasa, y paralizó a las briqueteras, detuvo el circuito de Bauxilum. “Se tuvieron que buscar dos plantas eléctricas para mantener agitando los tanques con el material en condiciones adecuadas”, dijo.

Tras la interrupción eléctrica, se reanudaron las fases previas a la calcinación, coincidió Flores. “El circuito está funcionando y se está en la fase de crecimiento del producto hasta que se logre la granulometría para calcinar”, agregó Silvano Moreno, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alúmina y la Bauxita (Sutralúmina).

No obstante, el secretario de Suprobaux admitió que aún falta por lograr la sostenibilidad total del sistema y los niveles de inventario y reposición de equipos. De allí que considere positiva la exportación de la alúmina que empiece a producirse como una vía para obtener divisas.

“Cada 45 días se puede sacar un buque, eso permitiría generar recursos para reinvertirlos en la estabilización de la planta porque de repente hay una sola bomba sin respaldo, o faltan consumibles, eso permitiría estabilidad (…) Clientes hay en el mercado, esa alúmina tiene bastante demanda. Hay seguridad de que se puede negociar”, destacó. No detalló los potenciales clientes o los mercados de exportación.

Entretanto, los dirigentes sindicales coincidieron en que las rutas de transporte de personal de Puerto Ordaz y San Félix están activas, pero restan 10 unidades para las rutas de Ciudad Bolívar y Upata.