Este viernes, los pensionados del IVSS fueron por tercera vez en el mes a cobrar otra de las cuotas de lo correspondiente a sus pagos de septiembre. Otra vez el drama, haciendo cola desde el día anterior, aguantando lluvia, sol y hambre, y a medida que avanzaban las horas les quedaba la desesperanza de poder retirar algo de efectivo. Aunque el dinero está en sus cuentas, comprar con punto de venta o transferencias sale mucho más caro. Para el transporte, por ejemplo, también lo necesitan. El panorama para ellos no es esperanzador.

Jueves, 13 Septiembre 2018 00:00

Derechos al abismo

El tema de los derechos, la justicia y la felicidad, ha quedado tragado por el abismo de la indiferencia y la falta de escrúpulos. En ese sentido las regiones son muestra fehaciente de la indefensión y desamparo por parte de los responsables de la gestión pública.

Entre 3 mil y 5 mil bolívares soberanos es el gasto en una lista de útiles escolares. En la víspera del regreso a clases, muchos padres siguen sin completar la compra de todos los artículos solicitados por la institución, otros todavía buscan el presupuesto que mejor se adapte. Algunos estudiantes comenzarían el año escolar sin contar con todos sus útiles, mientras que sus padres buscan las cientos de maneras para lidiar con la situación, como esta madre guayanesa que relata: “He ido comprando por parte, yo he tenido que comprar dólares y luego vender, igual que el oro. Mis padres también me ayudan y siempre le compran cosas al niño, porque no sé cómo haría”.

De los 450 bolívares soberanos depositados el 1 de septiembre, jubilados y pensionados apenas pudieron retirar en efectivo entre 90 y 100 bolívares. Eso sin contar que muchos de ellos hicieron cola desde la noche del domingo en las afueras de los bancos. La justificación de que el dinero está en la cuenta no les sirve, pues de ellos no depende que comprar productos en efectivo sea más barato que por punto de venta o transferencia. En las colas, las quejas se multiplicaron: “No hay razón, porque son años de trabajo. Yo era menor de edad cuando empecé a trabajar, tenía 15 años, hoy tengo 64”.

El viernes, en varios bancos de Ciudad Guayana, hubo colas de pensionados que quisieron estar de primeros para retirar sus pagos en efectivo el sábado. La sorpresa de muchos fue que algunos bancos, como el estatal Banco de Venezuela, les dijeron que no cobrarían sino hasta este lunes. No les dieron muchas razones: nada más que tendrían que esperar hasta el lunes. Mientras tanto, mediante su andamiaje de medios públicos, Nicolás Maduro decía que “todo está bien pensado” sobre la reconversión monetaria. Nada más lejos de la verdad. Lo supieron los ancianos que, bajo el sol, se enteraron de la mala nueva.

Las colas en las entidades bancarias empeoran. A menos de 10 días de la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, los bancos no cuentan con el suficiente efectivo para los clientes que solicitan retirar su dinero y resolver a medias la compra de alimentos y artículos de higiene, pues el descontrol de precios continúa, pagar con tarjeta de débito o transferencia no le es factible. En medio de esta anarquía, “bachaqueros” siguen haciendo de las suyas y los billetes del nuevo cono monetario los venden entre 500 y 800% de recargo.

Con la reconversión monetaria y el aumento del salario mínimo, el Gobierno trajo consigo la autorización en el incremento de las tarifas del transporte urbano público y privado, precios que algunas líneas ya venían aplicando desde antes del anuncio. “A mí me cobraron 100 mil (bolívares fuertes) porque soy de la tercera edad, porque a los demás les estaban cobrando 200”, dijo un ciudadano que, como todos, ha enfrentado los embates de la recién medida económica del régimen madurista.

Hay un nuevo cono monetario en Venezuela que solo ha tratado de maquillar la hiperinflación con los cinco ceros menos a la moneda, pero no solo continúa el alza de precios, sino las limitaciones para el retiro de dinero en efectivo, cuyos montos no alcanzan para los gastos diarios de los ciudadanos, entre esos el transporte público.

Jueves, 26 Julio 2018 00:00

Microbuseros, bachaqueros y el BCV

Los bachaqueros, los microbuseros, los pranes de los mercados y toda esa élite enriquecida por la falta o escasez de políticas económicas justas, ahora están tratando de entrarle al hueso nuevo, ese que anunciaron con platillos y bombos, cinco ceros menos en nuestra canción eterna, en nuestra monedita del Arco Minero.

Primero les dijeron que no cobrarían los 8 millones 400 mil bolívares que debían pagarles sino, solamente, 2 millones. Después, que se los pagarían con billetes de 500 (que ya dejaron de ser aceptados en muchos comercios). Y, finalmente, que no habría para pagarles a todos. Fue por eso que grupos de pensionados cerraron varias vías de Alta Vista durante la mañana y el mediodía de este miércoles: es el drama mensual que deben enfrentar cuando, sometidos a condiciones infrahumanas (calor, lluvia, incomodidades), reciben un pago que no les alcanza ni para comer.

Página 1 de 5

La actividad comercial en Ciudad Guayana acató el decreto de día no laborable este 20 de agosto, salvo algunos negocios y vendedor...

Salvo escasas excepciones, en Ciudad Guayana la mayoría de los comercios funcionaron con normalidad hasta el viernes en la noche, ...

“El petro será el mecanismo de anclaje para buscar el equilibrio revaluador de la moneda, del salario y los precios”, dijo el dict...

Sudeban activó el 0800 Sudeban (0800-7833226) que funcionará las 24 horas, para atender “cualquier contingencia” que se presente e...