“Apoyamos este proceso revolucionario, lo que no podemos apoyar es que funcionarios del Gobierno asuman de forma arbitraria decisiones que violentan la composición de las leyes venezolanas como la Ley Orgánica del Trabajo”, dijo el coordinador nacional, José Gil.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El coordinador nacional de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas y secretario general del Sindicato de Trabajadores de Alcasa, José Gil, denunció este viernes el incumplimiento de los acuerdos suscritos en la Vicepresidencia de la República en Caracas, en octubre, lo que ha traído como consecuencia el pago de salarios con cálculos erróneos, que no satisfacen las necesidades económicas de los trabajadores, debido a la violación en la aplicación del flujograma de cálculo del salario normal. La declaración la ofreció acompañado de dirigentes sindicales de Cantv, Mercal, Bauxilum y Maderas del Orinoco.

“En lugar de respetar los acuerdos, funcionarios del Ministerio de Industrias a través de la Corporación Venezolana de Guayana y también funcionarios del Ministerio de Planificación desconocieron los acuerdos y comenzaron a instrumentar fórmulas distintas a la acordada para calcular nuestros salarios (...) Esos cálculos se están haciendo de manera equivocada, errónea”, dijo, asomando una desmejora salarial de 40% en promedio. “La consecuencia de ello es que estamos percibiendo salarios inferiores a lo que deberíamos estar recibiendo”, recalcó el dirigente oficialista.

Aunque no los mencionó con nombre y apellido, sino por cargos, Gil responsabilizó de la situación al ministro de Industrias, Tareck El Aissami, y de Planificación, Ricardo Menéndez.

         
Gil denunció la violación de los derechos laborales, pese a que por años han desconocido los vejámenes contra trabajadores que no comulgan con el oficialismo | Fotos William Urdaneta

“No vamos a permitir que tantos años de logros se pierdan por la irracionalidad de funcionarios como el ministro de Planificación (Ricardo Menéndez) y de Industrias (Tareck El Aissami)”, expresó. “Aquí sigue estando presente una lucha de clases. No nos vamos a dejar doblegar ante nadie y menos ante unos ministros burócratas que intentan someter a los trabajadores”.

El dirigente sindical detalló que hasta ahora el salario ha sido impuesto en una banda que va de Bs. 1.800 a Bs. 2.998 como básico, montos que no fueron acordados. “Nosotros acordamos el primer nivel de Bs. 1.800, pero de allí en adelante tenía que haberse acordado con los sindicatos los valores subsiguientes de los niveles que contempla nuestra escala salarial. Eso no se hizo (...) Somos objeto de violación de derechos. Nuestros salarios son mal calculados”.

Mientras trabajadores de las empresas básicas tienen más de dos meses en protesta exigiendo el respeto de los tabuladores salariales, directivos de la Central Bolivariana se reunieron en octubre a puerta cerrada con autoridades de la CVG y celebraron que el ente había instruido a los presidentes de las empresas básicas a respetar los flujogramas de cálculo. Semanas después, se reunieron con la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, con quien firmaron un acuerdo de respeto a los flujogramas de cálculo en una política salarial transitoria, que luego daría pie al ajuste de los tabuladores salariales que, según la dirigencia oficialista, habían quedado desfasados tras el aumento del salario mínimo a Bs. 1.800. Trabajadores no identificados con el oficialismo rechazaron el acto por ser violatorio de los contratos colectivos, al desconocer los tabuladores que establecen los ingresos de los trabajadores en función del cargo, años de servicio y meritocracia. La dirigencia oficialista ha guardado silencio y, en la práctica, los pagos han sido escasos, sin que los funcionarios conozcan hasta ahora la fórmula de cálculo que se aplica en cada empresa.

En un revés político, Gil explicó que esos acuerdos fueron violados de forma írrita, arbitraria e ilegal y, en ese sentido, han acordado una hoja de ruta y mantendrán la vía conciliatoria hasta el 20 de noviembre. “Hemos hecho las aclaratorias y ha sido imposible que estos funcionarios rectifiquen (...) se está violentando la Ley Orgánica del Trabajo y las convenciones colectivas, cosa que no vamos a permitir y exhortamos desde acá a que se tome la palabra del presidente para que podamos iniciar los procesos de corrección y rectificación que es urgente, por cuanto sabemos que los salarios que se están calculando mal no son suficientes para la economía familiar”, afirmó.

Del 20 de noviembre en adelante, no descartan “ninguna acción, bien sea de movilizaciones o de aspecto formal legal para que se respeten todos los beneficios de los trabajadores”. “Apoyamos este proceso revolucionario, lo que no podemos apoyar es que funcionarios del Gobierno asuman de forma arbitraria decisiones que violentan la composición de las leyes venezolanas como la Ley Orgánica del Trabajo”, dijo.

“Tenemos derecho a la movilización, a la protesta y a la huelga”, agregó.

Celebran designación de Rivero en VP de Asuntos Laborales

El coordinador nacional de la central celebró la designación de José Ramón Rivero frente a la nueva Vicepresidencia de Asuntos para el Trabajo de la CVG, a través de quien aspiran generar una instancia de rectificación del deteriorado salario de los trabajadores.

Gil sostuvo que esta semana se reunieron con el ministro del Trabajo, Eduardo Piñate, a quien le plantearon la crisis que atraviesan los trabajadores y le manifestaron su desacuerdo con la imposición de parámetros para la discusión de los contratos colectivos que, indicó, violan la LOT, los contratos colectivos, la Constitución Nacional y el principio de progresividad y tangibilidad.

“Desde la central hacemos un exhorto para que ningún sindicato acate este instructivo que busca regular las discusiones de las convenciones colectivas y es violatorio de la normativa legal y contractual que hemos alcanzado los trabajadores en revolución”, señaló.

Próximamente entregarán un documento con las violaciones de los acuerdos y derechos laborales a Francisco Torrealba, presidente del Bloque Parlamentario de la Asamblea Nacional Constituyente.

Plan de recuperación

Bajo este contexto, el dirigente sindical dijo que de las 10 líneas del Programa de Recuperación y Prosperidad Económica, diseñado por el presidente Nicolás Maduro, las vinculadas con la defensa del salario y la fijación de precios no se han cumplido. “A pesar de que el presidente Nicolás Maduro hizo un incremento histórico, los empresarios incrementaron los precios como nunca antes se había visto en el país”, dijo, al sostener que sus salarios están siendo víctimas de la guerra económica.

Manifestó que esta situación ha ocurrido pese al subsidio de los salarios, los ajustes fiscales y las facilidades cambiarias.