El Paris Theatre fue inaugurado en 1948 por la actriz Marlene Dietrich y está ubicado en la concurrida Quinta Avenida de Manhattan, junto al Hotel Plaza.

La plataforma estadounidense de películas online Netflix entró en el negocio de las salas de cine salvando del cierre al histórico Paris Theatre de Nueva York.

La edificación es una de las instituciones del séptimo arte más antiguas del país, a la que se le venció el contrato de alquiler en agosto.

El Paris Theatre fue inaugurado en 1948 por la actriz Marlene Dietrich y está ubicado en la concurrida Quinta Avenida de Manhattan, junto al Hotel Plaza.

El anuncio

La sala sorprendió colgando el cartel del filme Marriage Story, de Noah Baumbach, tras varias semanas con sus puertas cerradas.

El misterio quedó resuelto en una nota de prensa de Netflix, que anunció un acuerdo de alquiler con el propietario “para mantener el cine abierto y salvar la querida institución”.

Usará además la sala “para eventos especiales, proyecciones y lanzamientos de sus películas”.

“Después de 71 años, el Paris Theatre tiene un perdurable legado y sigue siendo el destino para una experiencia en sala única”, apuntó Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix.

Sarandos no dio detalles sobre el acuerdo de renta, probablemente a largo plazo.

Buscando salas

De acuerdo a medios especializados, Netflix lleva años intentando tomar el control de una sala de cine.

Al parecer está teniendo problemas para que las cadenas nacionales proyecten algunas de sus películas durante un tiempo limitado, antes de que estén disponibles en streaming.

Fue el caso de Roma, de Alfonso Cuarón, que se llevó tres Oscar el año pasado, y más recientemente The Irishman, de Martin Scorsese, o Marriage Story, de Baumbach.

Estos filmes aún no han sido presentados en las salas de cine de EE UU.

Controlar el Paris Theatre le permitirá a Netflix proyectar sus producciones cinematográficas con libertad en la gran pantalla, algo beneficioso para sus contenidos.

Esto es primordial porque uno de los requisitos para optar a un premio Oscar es que las películas se hayan estrenado en salas de cine, y esa posibilidad atrae a cineastas de calibre.

El Paris Theatre, que solamente tiene una sala, fue abierto por la firma francesa Pathé y es reconocido por “introducir cintas en lengua extranjera a la audiencia estadounidense”.

Algunas de ellas son Romeo and Juliet, de Franco Zeffrelli, o Divorce Italian Style, de Marcello Mastroianni, que estuvieron en cartel durante casi un año.

Template by JoomlaShine