Sábado, 27 Enero 2018 00:00

Venezuela se enfrenta a nueva negociación para superar la crisis con elecciones limpias

 
Valora este artículo
(0 votos)
La exigencia de elecciones ha sido acompañada, además, por la exigencia de condiciones: la gran tarea que tiene la oposición La exigencia de elecciones ha sido acompañada, además, por la exigencia de condiciones: la gran tarea que tiene la oposición Foto William Urdaneta | Archivo

La oposición confirmó este sábado su asistencia a la reunión en Dominicana para exigir las garantías electorales que permitan unas elecciones justas. La delegación considera que este encuentro representa una oportunidad definitiva para que el Gobierno revise sus recientes decisiones.

@marcosdavidv

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Solicitud de captura contra exministro Ramírez llega tras su petición de primarias en el PSUV

barra 4naranja220

Dictadura enfila persecución contra Tomás Guanipa a través de su fiscal general ilegítimo

barra 4naranja220

Sociedad democrática urge a la oposición de una estrategia para derrotar la dictadura en la presidencial

 

No hay fe en él, es lo que impera. Todos hablan de su necesidad pero pocos lo toman en cuenta con seriedad. Así resucita y se concreta (al menos hasta la noche del viernes) esta nueva tanda de diálogo: quizás la oportunidad última de garantizar una elección presidencial transparente.

Danilo Medina, presidente del país anfitrión en las rondas de diálogo (República Dominicana), anunció el jueves el reinicio de las negociaciones, previstas para el domingo y para el lunes.

Muchos cantan de una vez el fracaso de este reencuentro: la etapa previa no ha sido alentadora. Es lógica la falta de credibilidad considerando que en diciembre debía haber una respuesta que fue postergada para enero y así, de manera sucesiva, hasta hoy.

Han privado por parte de la dictadura comentarios preñados de cizaña. El último de ellos, la semana pasada, fue el que llevó a los voceros de la oposición a anunciar que no acudirían a la cita. En ese momento, Néstor Reverol, ministro de Interior, Justicia y Paz, dijo que los voceros de la oposición, “en el marco del diálogo”, habían delatado al piloto rebelde Óscar Pérez, lo que terminó con la masacre de él y de su grupo en El Junquito.

Eso llevó a la oposición a suspender el próximo encuentro. Le siguió al anuncio de convocatoria a elecciones presidenciales, la patada de la dictadura madurista a la negociación, pues negociación es, en parte, condiciones electorales idóneas.

Con este panorama, los venezolanos auguraron que las elecciones serían, si acaso, un mero formalismo y un revestimiento de democracia por parte de la dictadura para prolongar la estadía de Nicolás Maduro en el poder.

El vuelco 

Supone esta ronda de negociación, entonces, la posibilidad de elecciones transparentes. Se ha dicho: depende todo del pulso de los negociantes de la oposición. Y cómo no, de la mediación internacional, ahora mermada sin la presencia de los cancilleres de México y de Chile.

Se llega a este punto con la resonancia de las palabras de Medina: “Necesitamos que todos se convenzan de la importancia de frenar, en vez avivar, una escalada de violencia que, de producirse, inevitablemente partirá en dos a Venezuela y probablemente a toda América Latina”.

La convicción en buena parte del mundo es realidad. Pero hay miradas de desconfianza hacia la dictadura y hacia la oposición: por sus triquiñuelas reiteradas para perpetuarse en el poder la primera; por su falta de cohesión y de entendimiento del momento la segunda.

La víspera del diálogo está signada, por ejemplo, por tres voces que claman más sanciones contra la dictadura. Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, observó esta semana que es necesario ampliar las sanciones: que no recaigan solo en los funcionarios sino también en sus familiares.

“Las sanciones no van a afectar al pueblo. La situación humanitaria está fuera de control en el país. La peor sanción de Venezuela son seis años más de dictadura con Nicolás Maduro”, explicó.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, criticó la “deriva de autoritarismo inaceptable” en la que se encuentra Venezuela y solicitó, por tanto, “aumentar las sanciones en coordinación con nuestros socios de la UE”.

Como voz del cono sur pero en Europa, el argentino Mauricio Macri sostuvo: “Por más que reclamamos la liberación de los presos políticos (...) y la organización de elecciones transparentes, cada vez avanza más el autoritarismo en Venezuela”. 

Un canto de… ¿amistad? 

En la víspera del diálogo la dictadura ha reaccionado con su habitualidad, los atropellos. Por ejemplo, expulsó al embajador de España, Jesús Silva Fernández. Diligente, la Unión Europea salió al paso, mediante su portavoz Catherine Ray.

“Expresamos plena solidaridad con España y llamamos a revertir la decisión, ya que va contra la necesidad de mantener abiertos los canales diplomáticos”, expresó.

Y a la vez que pataletas, zancadillas. La más retumbante fue que la dictadura, mediante su Tribunal Supremo de Justicia, condenó a muerte para estas elecciones la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

"La sentencia de la Sala Constitucional en contra de la MUD demuestra que son magistrados alquilados por la estrategia electoral del Gobierno", expresó, con menos contundencia que la esperada, el presidente de la legítima Asamblea Nacional, Omar Barboza.

El grito a voces de un reclamo sigue siendo uno: la estrategia por parte de la MUD. Desde el anuncio de convocatoria de elecciones que, de forma atropellada, formuló Diosdado Cabello, no ha habido una respuesta.

Mientras el país continúa en la subsistencia que impone el descalabro social y económico, el régimen gana tiempo en estrategias dignas de un manual de política. ¿Estará la oposición a la altura? El lunes se sabrá. Si acaso.

Un CNE equilibrado, observación internacional, condiciones electorales de 2015, derecho a votar para los venezolanos que estén en el exterior, retiro de los puntos rojos de los centros de votación, reversión de inhabilitaciones políticas y reglas equitativas para la propaganda son parte de las exigencias que presentará la delegación opositora en la reunión convocada por el presidente dominicano Danilo Medina.

En un comunicado difundido este sábado, la delegación negociadora de la oposición informó que asistirá el lunes a República Dominicana a exigir las garantías electorales que permitan unas elecciones justas y así propiciar un cambio para nuestro pueblo y para, frente a la opinión pública internacional protestar por estas últimas decisiones del Gobierno y el avance de su visión totalitaria.

“Consideramos que este encuentro representa una oportunidad definitiva para que el Gobierno revise sus recientes decisiones, y de esa manera evite que el país entre en caos inmanejable. Nosotros seguiremos defendiendo los intereses de todos los venezolanos, tal como hemos hecho hasta ahora en las reuniones previas y pedimos a los venezolanos confianza en estos esfuerzos que buscan consolidar el cambio político y devolver la dignidad al pueblo”, expresó la delegación.

“No claudicaremos en esta lucha. El cambio está cerca. Unidos lo lograremos”, concluye el comunicado.

Visto 834 veces Modificado por última vez en Martes, 30 Enero 2018 03:54

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tanto a los dirigentes regionales como nacionales tomó por sorpresa la noticia de que Antonio Ledezma había salido de Venezuela la...

El integrante de la dirección nacional del Partido Comunal Revolucionario agradeció el apoyo de las personas que lo acompañaron du...

La Causa R propuso a Andrés Velásquez como precandidato en unas primarias para las presidenciales; lo propio hace Primero Justicia...

El candidato a alcalde realizó un recorrido por el Palacio Municipal para conversar con trabajadores y garantizarles su estabilida...

El partido reitera la posibilidad de ganar la mayoría de las alcaldías en el estado, así como impulsar las mejoras en cada uno de ...