Banner aniversario nuevo

Martes, 30 Enero 2018 00:00

Iglesia católica rechaza adelanto de presidenciales por condiciones desiguales e injustas a favor de la dictadura

 
Valora este artículo
(0 votos)
La conferencia fustigó a la ilegítima ANC como un supra poder que dictamina en función de los intereses del Ejecutivo y que pretende desconocer la legislación nacional La conferencia fustigó a la ilegítima ANC como un supra poder que dictamina en función de los intereses del Ejecutivo y que pretende desconocer la legislación nacional FOTO CORTESÍA

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) también se hizo eco del rechazo internacional ante el adelanto de elecciones presidenciales propuesto por la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por considerarlo “un espectáculo de despropósito ético y humano” ante la hambruna nacional para maquillar una dictadura que no apuesta por condiciones electorales justas.

De un tajo, sin ambages, y con la perspectiva política que los caracteriza, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) rechazó la imposición de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de unas elecciones presidenciales adelantadas: una nueva jugarreta del régimen por la que llama a “reflexionar serena y seriamente sobre lo que ello significa”.

El primer punto que destacan en su comunicado es la ratificación de su postura sobre la ANC, al señalarla de inconstitucional, ilegítima, además de sus pretensiones de erigirse como un supra poder que contraviene el ordenamiento jurídico nacional, y no como órgano llamado a redactar una nueva Constitución. “Tenemos una Constitución Nacional y unas leyes que estipulan claramente el procedimiento de las elecciones. Sencillamente, se desconocen y omiten estas disposiciones, para legislar según los intereses propios del poder”, asientan.

“En tercer lugar, es, además, un despropósito ético y humano, un verdadero crimen que clama al cielo, que en medio de una situación de penuria, hambre, parálisis de servicios, muerte y colapso nacional, se privilegie un espectáculo de distracción y alienación, en condiciones desiguales, contra todo sentido de equidad y servicio a la población”, sentencia la CEV en su comunicado. “En Democracia la primera responsabilidad de todo gobernante es atender las necesidades básicas de la gente, que por desgracia hoy está obligada a pasar hambre, a no contar con los servicios mínimos indispensables para la vida, en ocasiones hasta morir, y en otras, a emigrar ante la necesidad de sobrevivir”, prosigue.

Amén de ello, la iglesia venezolana recuerda que “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo...”, citando el artículo 5 de la Carta Magna, por lo que reiteran, como lo hicieron en su Exhortación Pastoral "Dios consolará a su Pueblo", del pasado 12 de enero 2018: que es este el que debe “asumir su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71)”. “Es el propio pueblo, y no una instancia espúrea el que sitúe las cosas en su justo lugar”, rematan.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

“Estamos llamados a discernir la realidad como un acto ético de no negociar nuestra conciencia”

barra 4naranja220

Iglesia Católica rechaza política de degradación hacia la dignidad humana

barra 4naranja220

Obispos cierran filas contra la ley del odio y amenazas de Maduro

barra 4naranja220

En San Félix se rebelaron contra la violencia homicida que sigue matando venezolanos

barra 4naranja220

 

Condiciones justas

Pero no se trata solo de una convocatoria ilegítima con pretensiones de igual tipo, sino también de condiciones injustas que favorecen al régimen. Sobre esto también se pronunció el obispado nacional, al insistir en que un proceso electoral requiere de instituciones estatales que respeten la voluntad del pueblo expresadas en las urnas comiciales, y sobre ello, una vez más, su llamamiento al Consejo Nacional Electoral (CNE):

“El CNE es la institución llamada a velar por las garantías electorales de los ciudadanos, de ahí la necesidad de su reestructuración para que ‘cumpla con la imparcialidad que le pide la Constitución vigente. Solo así actuará con transparencia y equidad en sus funciones y garantizará el respeto a las decisiones del pueblo’”, argumentaron. “Aunado a esto debemos recordar que si realmente vivimos en democracia, la institución electoral –CNE– debe mantener su autonomía y servir al pueblo elector”, acentuó la Conferencia.

Además de condiciones justas, la CEV cree que la dirigencia política debe asumir responsablemente que la comunidad internacional ha declarado abiertamente su convicción de que la actuación del gobierno es inaceptable. Por eso, y partiendo de su premisa de que la “dirigencia de los partidos políticos ha sido en muchas circunstancias deficiente e incoherente”, la iglesia insiste en que la dirigencia debe abrirse a buscar un consenso con los diferentes sectores de la sociedad, pues lo consideran una condición imprescindible para reconocerse y lograr una unidad política que trascienda al mero hecho electoral.

También reiteran que el momento que están padeciendo los venezolanos ante esta crisis “requiere de una gran dosis de esperanza junto a acciones concretas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, a dignificar a las personas, y a fortalecer a las familias y comunidades a las que pertenecemos”.

Por eso cierran con el lema de la segunda visita del papa Juan Pablo II en Venezuela, en 1996, “¡Despierta y reacciona, es el momento!”, entendiendo que despertar y reaccionar “es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder”.

Visto 1149 veces Modificado por última vez en Martes, 30 Enero 2018 19:53

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.