Opinión

La pregunta es si Alberto Fernández tendrá permitido el pleno uso de los poderes que entraña el cargo, o será un títere de Cristina Kirchner, y de su hijo Máximo, ambos procesados por corrupción y libres por sus fueros.
Despeñada en una catástrofe humanitaria, sin precedentes ni referentes, no hay en el presente un movimiento de protesta que articule la dimensión social y económica con la política.
En algún momento del pasado reciente dije que nuestra actitud no es la de ser consecuentes con lo que hemos hecho o dicho antes, sino con la verdad tal como la vemos en cada momento. Debemos confiar y mantener la fe.
Cuando dudamos de todo y de todos y el pesimismo nos arropa, sería bueno que encontráramos razones para agradecer, como parte de una “terapia de aguante”.
Cuando se decide nombrar a un embajador, no se olvide esto, antes de hacerlo el gobierno que le acredita consulta al gobierno de destino, al que le envía los antecedentes del candidato. Ha de ser aceptado por éste y de allí que se le dé o no el plácet.
Template by JoomlaShine