Opinión

A pesar de ser un trabajo novelado, con nombres y circunstancias ficticias, pocas lecturas nos acercan tanto y tan bien, a la realidad que vivimos a diario. Como ha sido dicho, se trata de una realidad que supera a la ficción estrictamente novelesca. Todos los hilos del poder al descubierto. También buena parte de las manos que los mueven.
En mi opinión, hay un supuesto que precede a todas esas teorías contra los Estados Unidos, y es que ellos son tan “invencibles”, tan “perfectos”, que sólo una conspiración interna podría explicar una “supuesta” humillación.
Para la inmensa mayoría de los venezolanos, el tema de la manipulación de los hechos es una materia cursada durante veinte años, aprobada con empujones, sangre y para muchos en el límite.
En 20 años de socialismo revolucionario el derecho penal ha sido la guillotina y el cadalso para silenciar a cualquiera que moleste, perturbe, incomode, irrite o impaciente a la casta privilegiada, dueña de un botín llamado Venezuela.
En 2007 concursé en un certamen de narrativa llamado “Cuentos sobre rieles” con La niña de las trenzas de melcocha. Aquí, doce años después, lo vuelvo a ofrecer a los lectores.
Template by JoomlaShine