La reapertura del Centro Pediátrico Menca de Leoni es una de las grandes deudas pendientes de 2018, en medio de un deterioro cada vez más avanzado de las infraestructuras hospitalarias en la región y el país.

“Los insumos los estamos entregando hoy mismo, los tenemos en nuestros depósitos". Así lo afirmó el gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri, cuando el 25 de abril de 2018 visitó las instalaciones del Centro Pediátrico Menca de Leoni en San Félix, que para entonces cumplía 17 días cerrado por el colapso de su infraestructura.

Noguera Pietri evadió precisar en qué tiempo estarían listas las reparaciones y aunque estas iniciaron, llevan al menos tres meses paralizadas. Aquel 25 de abril también prometió la dotación inmediata para el hospital de adultos Dr. Raúl Leoni; pero esto tampoco se cumplió y las condiciones empeoran.

Las reparaciones para la pronta reapertura del pediátrico contaban con una inversión de 100 millones de bolívares -para ese entonces- aprobados por el presidente Nicolás Maduro, quien dos días antes estuvo en Ciudad Guayana y fue interpelado por la prensa sobre dicha situación, mientras paralelamente se desarrollaba una protesta de médicos y enfermeras que autoridades del Instituto de Salud Pública, Guardia Nacional y hasta el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) intentaron impedir con amedrentamientos.

 Además de las reparaciones del pediátrico, el gobernador prometió la dotación de insumos
al hospital Dr. Raúl Leoni, pero ninguna promesa se ha cumplido

Los pacientes que se trasladaban de distintas zonas de Bolívar, incluso de otros estados, eran remitidos al hospital Uyapar de Puerto Ordaz que pronto colapsó por falta de capacidad para atender la demanda de niños que diariamente ingresaban. La situación obligó a que estos fueran enviados al Complejo Universitario Hospitalario Ruiz y Páez en Ciudad Bolívar.

En el tercer piso del hospital Dr. Raúl Leoni se habilitó un área provisional en la que actualmente se atienden niños con patologías menores, pero su capacidad es solo de 18 camas. Los que requieren cuidados mayores siguen siendo trasladados al Uyapar y Ruiz y Páez e, incluso, a otros estados como Anzoátegui y Monagas.

En paralelo, las condiciones de este centro médico han ido desmejorando. "La infraestructura está en peores condiciones, el mobiliario todo deteriorado, oxidado, hay filtraciones en las diferentes salas habilitadas en las áreas de medicina, cirugía, traumatología y obstetricia; y la escasez de medicamentos está por el orden del 80%; el que viene para acá tiene que traer todo", indicó Maritza Moreno, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Bolívar, seccional Ciudad Guayana.

Las reparaciones en el pediátrico Menca De Leoni se encuentran paralizadas

No hay una cifra oficial de los niños que han muerto en los hospitales de Ciudad Guayana; sin embargo, a finales de diciembre de 2018, apenas en un solo día llegaron a morir seis niños en el hospital Dr. Raúl Leoni, de acuerdo con fuentes del centro hospitalario. Aunque las patologías son variadas, la mayoría llega con desnutrición, lo que complica su condición.

"Si un niño tiene desnutrición y le da una simple gripe, su cuerpo no aguanta. Hay niños desnutridos que vienen con vómito y diarrea", explicó Moreno.

En el hospital Uyapar, además del colapso que frenó la atención médica en pacientes infantiles, se sumó la falta de oxígeno. Al sur del estado, una de las principales causa de muerte en niños es el paludismo.

La red Médicos por la Salud denunció –el pasado 13 de diciembre- que el 45% de los quirófanos hospitalarios en el país están inoperativos. La misma organización determinó que el 70% presentan interrupciones en el suministro de agua potable. Según la Encuesta Nacional de Hospitales, en el 67% se reportan fallas de luz y, como consecuencia, en el 32% de los centros hay daños y averías en equipos.