Kliver Pérez, de 24 años, estaba hospitalizado en Boa Vista. El balazo lastimó su intestino y su hígado. Es la quinta víctima de la violencia represiva desatada entre viernes y sábado en el sur de Bolívar. Con él son tres los pemones asesinados en esos mismos hechos.
       
Kliver Pérez tenía 24 años y era guía turístico | Foto cortesía

La represión militar que desató la dictadura desde el viernes en el sur de Bolívar tiene una nueva víctima de la etnia pemón: Kliver Alfredo Pérez Rivero, de 24 años. Tenía una esposa, dos hijos y era guía turístico en el tepuy Roraima, en la Gran Sabana.

Kliver fue uno de los 16 heridos en la madrugada del viernes 22 de febrero en Kumarakapay, municipio Gran Sabana. Fue llevado al Hospital General de Roraima, en Boa Vista (Brasil), porque en el de Santa Elena de Uairén no había insumos necesarios para atenderlo.

De acuerdo con la prensa brasileña, tenía heridas por arma de fuego en el tórax y en el abdomen que lastimaron su hígado y su intestino. Estuvo en la unidad de terapia intensiva desde el viernes hasta este miércoles, cuando murió.

Con Kliver Pérez son cinco los asesinados por la violencia represiva entre viernes y sábado en el sur de Bolívar. Además de él, fallecieron Zoraida Rodríguez, herida de bala el viernes en Kumarakapay, y José Hernández, José Pérez y José Barrios, heridos también de bala el sábado entre Santa Elena y el Fuerte Escamoto.

Arremetida letal

En la madrugada del viernes, la Guardia Territorial Pemón impidió el paso de los convoyes del Ejército. Los indígenas se negaron porque, para ellos, los militares iban a impedir la operación de acceso de la ayuda humanitaria, prevista para el sábado 23 de febrero a través de la frontera con Brasil.

Después de un forcejeo, los militares dispararon para dispersar la concentración en la que, además, se desconocía a Nicolás Maduro y se aupaba a Juan Guaidó como presidente interino.

La balacera terminó con 16 pemones heridos. Zoradia Rodríguez fue la primera en morir. Su esposo, Rolando García, así como Kliver Pérez, fueron trasladados a Boa Vista. García sigue hospitalizado en la ciudad del norte brasileño.

El sábado 23 de febrero murieron baleados José Hernández (según testigos, herido de bala en la cabeza por un funcionario de la Guardia Nacional en el casco central de Santa Elena de Uairén), José Pérez (baleado en el pecho durante la protesta en las inmediaciones del Fuerte Escamoto) y José Barrios (también baleado en la cabeza en las inmediaciones de una comando de la GNB).

Hasta ahora, el Ministerio del Poder Popular de los Pueblos Indígenas no ha emitido pronunciamientos por los asesinatos de Zoraida Rodríguez, José Pérez y Kliver Pérez.